viernes, 17 de julio de 2015

Fernández Vara, enemigo de Badajoz

En menos de una semana, Guillermo Fernández Vara ha conseguido enfadar a toda una ciudad como Badajoz, la más grande y poblada de Extremadura, incluido a sus propios votantes y al representante del Partido Socialista pacense, Ricardo Cabezas, que no sabe ni donde esconderse estos días de las preguntas de prensa y ciudadanos.

Tras la investidura como presidente de la Junta de Extremadura, con el apoyo de Podemos y Ciudadanos (no lo olvidemos), y después del escándalo de los votos nulos de Izquierda Unida, que según el Tribunal Constitucional debería entrar en la Asamblea de Extremadura con dos diputados (que perderían PSOE y Podemos), Guillermo Fernández Vara no ha perdido el tiempo y ha enarbolado la bandera anti-pacense con sus primeras medidas y declaraciones.

Para empezar, su primera propuesta como presidente, y una vez asumido de nuevo el cambio de nombre e imagen corporativa del Gobex (que si ya lo critiqué cuando Monago hizo el cambio por el desorbitado e innecesario gasto, ahora más de lo mismo) fue la supresión del Consejo Consultivo. No es un organismo que sea imprescindible, todo sea dicho, pero tampoco es el más inútil de los cientos que la Junta tiene. Sin embargo, sí es el único que queda en Badajoz, y de ahí la obligatoriedad de eliminarlo.

Edificio del Antiguo Casino, actual sede del Consejo Consultivo de Extremadura
FOTO: Monumentos de Badajoz

No es la única medida dañina para Badajoz. Pocos días después, el presidente volvía a la carga arremetiendo contra inversiones necesarias para Badajoz, beneficiosas para la región y que, además, se comenzaron a fraguar en gobiernos socialistas anteriores. Entre estos anuncios, el de paralizar cualquier inversión a la Plataforma Logística del Suroeste o la Ronda Sur. Si esta última es necesaria para reducir el tráfico por el interior de la ciudad, y por ende, la contaminación y el riesgo de accidentes, la paralización de la Plataforma Logística duele especialmente, pues supondría un revulsivo para toda la región, tanto por la implantación de grandes empresas logísticas (y aumento de riqueza y empleo) como por la importancia estratégica, que convertiría Badajoz (y Extremadura por tanto) en un importante nodo logístico para el transporte de mercancías, que abarataría muchísimo los costes de productos que posteriormente adquirimos.

Imagen corporativa de la Plataforma Logística. FOTO: Linea4 Comunicación

Y puestos a no dejar títere con cabeza, se atrevió a asegurar que la gente que vive en municipios de la región está mucho mejor los domingos en sus pueblos, que acudiendo a Badajoz a comprar a Carrefour, El Faro, Leroy Merlin o El Corte Inglés, y así anuncia la eliminación de varios festivos de apertura del comercio. Así es, justo cuando se ha demostrado que abrir los festivos genera riqueza y empleo, y que ha supuesto la implantación de grandes empresas en la región que vienen a dejar aquí sus impuestos y a contratar extremeños (como si de empleo anduviésemos sobrados) Guillermo prefiere que haya gente en los bares de Oliveza que puedan aclamarle a su paso como el gran salvador de la región.

Si todas estas medidas se anunciasen en pro de una igualdad entre las grandes poblaciones extremeñas, o si se pusiesen en marcha ante la necesidad de disminuir el déficit de la región, podríamos intentar hacer el esfuerzo de entenderlo, y no nos sentaría tan mal. El problema es que mientras anuncia este holocausto en Badajoz, se atreve a extralimitarse de sus funciones, y usa su cargo como presidente extremeño para hacer de alcalde de Mérida.

Esta mañana, Fernández Vara daba rueda de prensa para darnos a conocer el temor que tiene por el futuro y la falta de vida en el centro de la capital extremeña y, para paliarlo, anunciaba que va a retornar consejerías hacia edificios del centro urbano emeritense. Así, por increíble que parezca, y tras el despilfarro hecho por él mismo en gobiernos anteriores con la construcción de ese monstruo de acero, cristal y hormigón, de nombre Edificio III Milenio, con la idea de unificar allí consejerías, ahora anuncia lo contrario, es decir, despoblar dicho edificio y seguir despilfarrando acondicionando edificios antiguos y mudando mobiliario y personas.


Edificio III Milenio. FOTO: Diario HOY

El culmen de la rueda de prensa ocurría tras una impertinente pregunta sobre el por qué tanto beneficio para Mérida. Quien antaño aparentase cara de bonachón, se presentaba entones con rostro de pocos amigos y actitud vengativa, y con clara actitud de nerviosismo, titubeante, mientras mareaba papeles, volvía a acordarse de Badajoz para dejarnos claro que lo suyo es puro odio. A saber a qué es debido.

Por último, no quiero terminar sin hacer ver que no he perdido la esperanza, y que espero que el sentido común se anteponga a los intereses políticos y partidistas, pues Badajoz es la ciudad más importante de Extremadura y el motor económico de la región, y si Badajoz funciona, toda la región lo hará. De lo contrario, y haciendo alusión a la fe de Fernández Vara, que Dios nos coja confesados.

Sígueme en Twitter: @JACasablanca

4 comentarios:

  1. Dios, alguien que ve lo mismo que yo... Ya era hora de que alguien lo contase,ojalá se den cuenta todos los pacenses y se acabe esto

    ResponderEliminar
  2. Salvo error, la foto que has puesto no corresponde al edificio del Casino de Badajoz, sino a la antigua sede del Instituto de Bachillerato Bárbara de Braganza. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Juan. La imagen pertenece al antiguo instituto Bárbara de Braganza, ex-sede del Consejo Consultivo (cuando escribí este artículo era una amenaza, que hoy ya está cumplida). El antiguo casino es el edificio contiguo, sede de la Diputación de Badajoz.

      Eliminar

¿Quieres darme tu opinión? Estaré encantado de leerte.