martes, 20 de enero de 2015

Aparecen los restos de la muralla medieval de Badajoz

Seguro que a estas alturas de enero ya estáis al tanto de los restos aparecidos en el interior del Baluarte de la Trinidad.

Por ponernos en antecedentes, el Baluarte de la Trinidad es el que separa San Roque de la Ronda del Pilar. El mismo fue enclave destacado durante diversas guerras españolas, especialmente en la Guerra de la Independencia, pues estuvo asediado, sufriendo los bombardeos ingleses durante semanas, hasta abrirle una gran brecha en el lugar por el que actualmente pasan los coches. Para ver cómo fue entonces, tenéis una estupenda maqueta en el Museo de la Ciudad "Luis de Morales".


Diorama del asalto al Baluarte de la Trinidad (FOTO: Cadiz Capitana de Mar)

Las diferentes obras practicadas en dicho baluarte recientemente, han tenido como resultado el deterioro del mismo. De hecho, tras la rehabilitación de la Puerta de Trinidad, la misma cayó tras un temporal de lluvia intensa, por haber tapado los desagües durante dicha obra, como ya expliqué en este artículo.

Eso, y la ausencia de tierra de relleno, hacen peligrar la estructura del baluarte, que en cualquier momento podría caerse, lo que ha llevado a las administraciones a licitar su rehabilitación.

Es de sobra conocido que en el interior de dicho baluarte se encontró el Convento (medieval) de los Trinitarios, datado de 1274. Tras la Guerra de la Independecia, el baluarte fue reconstruido, quedando evidencia de ello en una de las caras del mismo, donde se marcó la fecha 1812 con balas de cañón (desaparecidas ya). Para esta rehabilitación se usaron piedras procedentes de los restos del convento. Podéis consultar información sobre dicho convento en la red, por ejemplo, en el blog "Historias de Badajoz" de Fernando de la Iglesia Ruiz.


Plano de la Alcazaba y muralla medieval en Trinidad
(FUENTE: Historias de Badajoz)

Ahora, con las catas practicadas antes de la rehabilitación, parecía evidente la aparición de dichos restos. Lo que no era tan evidente, a tenor de la grata sorpresa que nos hemos llevado todos, es que pudieran ver la luz restos de la muralla medieval. Sin embargo, además del tramo de muralla encontrado, de unos 3,5 metros de altura, y perfectamente conservado, se han localizado también los restos de la antigua Puerta de Trinidad y de una torre.

Esta obra aún tiene muchas alegrías que darnos, al igual que todo el subsuelo de la ciudad, que durante todo el medievo fue la población más importante del suroeste peninsular. Estaremos atentos a todo lo que vaya apareciendo, y lo publicaré aquí.

Mientras, os dejo algunas fotos cedidas por la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz (click sobre las imágenes para agrandar):









Sígueme en Twitter: @JACasablanca