jueves, 30 de mayo de 2013

La mejor afición, la del Club Deportivo Badajoz

Para mi primera entrada en el blog (presentación a parte) tenía varios temas sugerentes sobre los que escribir. Tenía pensado hacerlo sobre la visita de Ana Pastor a Extremadura y el revuelo ocasionado por el AVE, las obras de la alcazaba, plataforma logística, etc.

Sin embargo, al hilo de los acontecimientos de los últimos días, y haciendo gala de una de mis grandes pasiones, me veo obligado a hacerlo sobre el Club Deportivo Badajoz, el equipo de mi ciudad, mi equipo.

Dicen que ser del Atlético de Madrid equivale a un estado de sufrimiento constante. Nada que ver con la gran capacidad que tenemos los badajocistas de aguantar infartos de miocardio, shock emocionales y demás enfermedades catastróficas.


Celebrando con amigos el último ascenso a Segunda B del Badajoz

Aún soy joven, es decir, si comparamos mis 32 años con los 108 años de historia de mi equipo. Eso quiere decir que apenas he vivido casi un tercio de su historia. Y a pesar de ello, he visto al Badajoz subir de tercera a segunda, volver a bajar, subir de nuevo, rozar la primera división, caer en el limbo y volver a levantarse, llegar de nuevo a segunda B para, finalmente, desaparecer.

¿Finalmente? Claro que no. También me ha dado tiempo a ver como un selecto grupo de aficionados, representantes de la ciudad que "patrocina" el nombre del equipo, no se ha resignado a su desaparición, han cogido la batuta y han dirigido mejor que la Sinfónica de Viena al resto de aficionados, logrando de la reaparición del equipo en la categoría más baja del fútbol nacional todo un espectáculo de masas.

Cuando me preguntan por qué tenemos tres equipos pequeños en la ciudad en lugar de tener uno grande, la respuesta que doy siempre es la misma: hay un equipo grande y dos pequeños, y además, esto es así por diferentes motivos que pueden resumirse en dos.

El primero, se debe a la destreza de algunos "hábiles" empresarios de la ciudad , que necesitados de la presidencia de un club de fútbol para destacar en esta urbe, se aventuraron a la creación de nuevos clubes, aprovechando además horas bajas del equipo blanquinegro, para, si fuese posible, hacerse con el hueco ocupado por este tras su desaparición. Por ello, el conocido Cachola, aficionado insigne del Badajoz, creo el Sporting Cerro de Reyes, y por ello también se creó la Unión Deportiva Badajoz, cuando pensaban que el Club Deportivo desaparecería, en lugar de arrimar el hombro para evitar su caída libre, como sí hicieron los aficionados bajo el colectivo "Ambición Blanquinegra". Con estos antecedentes, entenderéis por qué los aficionados del Club Deportivo Badajoz tenemos tan poca estima por los otros equipos de la ciudad.


Concentración de la Plataforma "19-J Badajoz Historia Viva", en apoyo al C.D.Badajoz, que posteriormente sería la responsable de su refundación con el nombre C.D.Badajoz 1905. Foto: Extremadura.com
Pero hay una segunda razón, la que verdaderamente importa. Los aficionados que de verdad sienten los colores del equipo pacense, el grupo sufridores incondicionales del que al principio hablaba, jamás se ha resignado a ver desaparecer su equipo, y ya van dos veces que, de forma altruista, sin recibir nada a cambio salvo su propia satisfacción, han trabajado muy duro evitando el desastre, y no solo lo han conseguido con el refundado Club Deportivo Badajoz 1905, sino que además, han aportado al equipo una ventolera de aire fresco, de motivación y de afición como pocas veces se ha visto, logrando que a pesar de pelear en primera regional, categoría más baja del fútbol nacional, sean más de 2000 los abonados y los espectadores que llenan El Vivero (dicho sea de paso, un  campo que se queda demasiado pequeño con sus 800 localidades). Este grupo de "sufridores" ha conseguido hacer de cualquier detalle asociado al equipo un gran acto multitudinario y de altísima repercusión mediática.

Los últimos días hemos leído varias cartas, artículos y demás haciendo referencia a estos temas. Grandes -y merecidos- halagos hacia Fernando Valbuena, presidente del Badajoz, o a los jugadores por el ascenso a Regional Preferente logrado, pero nada a quienes, de forma altruista, desde su pasión, han logrado que la ciudad vuelva a ilusionarse con un proyecto futbolístico, independientemente de la categoría en que dispute sus partidos.


Con algunos miembros de mi peña "Baluarte Blanquinegro", muy responsables de lo que ha ocurrido este año con el Club Deportivo Badajoz 1905

Vaya por todos ellos, aficionados, peñas y, sobre todo, al colectivo "Badajoz Historia Viva", mi más sincera enhorabuena por todo lo logrado. Las directivas van y vienen, igual que los jugadores, pero la afición siempre permanece, y ésta lleva ya 108 años acompañando al Club Deportivo Badajoz (ahora apodado 1905) en ese camino de obstáculos  logro tras logro. No es que vosotros -nosotros- hagáis grande al equipo, es que vosotros sois el EQUIPO.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca

miércoles, 29 de mayo de 2013

Presentando mi pasión

Hace mucho que me sobrevolaba la idea de comenzar un blog. Sin embargo, el miedo a no poder darle continuidad como a mi me gustaría, ha ido retrasando esta idea meses, y hasta años.

Sin embargo, por fin me decido a embarcarme en una nueva aventura. Otra más, para que mi escaso tiempo aún se cotice a un precio mayor. Pero era algo que necesitaba.

Desde la desaparición de "Vuelta de Hoja", un periódico digital que empezasen algunos conocidos míos hace ya bastante, perdí esa ventanita semanal en la que podía escribir de lo que me pareciese, y hacerlo además para un buen número de lectores.

Es cierto que sigo escribiendo, y además, sobre una de mis grandes pasiones, el Carnaval de Badajoz. Lo hago habitualmente en el blog "Recortes de Serpentina", en el que, junto a mi gran amigo Antonio, hacemos un seguimiento, lo más completo que el tiempo y la vida nos permite, del carnaval de nuestra ciudad.

El carnaval es una de mis grandes pasiones, pero no la única. Hasta no hace mucho, invertía mi tiempo en otras como la lucha por los derechos de los ingenieros químicos, la política, la dedicación a los adolescentes desde los grupos salesianos, etc. El trabajo y el vivir lejos de mi ciudad dieron al traste con todas ellas.

Plaza Alta de Badajoz, lugar inspirador de algunas de mis grandes pasiones.

Y ahora, tras todo este tiempo, es cuando veo más necesario hacer un blog en el que poder expresar todas mis pasiones, o al menos, una gran parte de ellas. La fotografía, el medio ambiente, el deporte, la música, el carnaval, los viajes... He descubierto que, prácticamente, todo lo que me conmueve, todo lo que de verdad me importa, tiene relación con una ciudad: Badajoz.

Y es precisamente por este motivo por el que he decidido nombrar así mi blog personal. Pasión por Badajoz no es más que lo que siento por una ciudad en la que se encuentra casi todo lo que me importa, familia y amigos sobre todo.

Espero lograr que me leáis, aunque sea de vez en cuando. Y además, estaré encantado de que aportéis vuestros comentarios si lo creéis oportuno.

Sed bienvenidos a mi pasión, que espero, sea también de todos vosotros.


Sígueme en Twitter: @JACasablanca